Por qué comprar un navegador especial para motos

Precisamente esa fue la pregunta que me hice cuando uno de nuestros distribuidores nos ofreció el producto. El caso es que cuando copiaba las características de los navegadores observé que todos tenían una que decía: “antivibración”. Pero yo ya tenía uno y pensé que para qué iba a comprar otro.

Bueno, pues en mi primer viaje largo de este verano, muy airosamente puse el que me habían regalado en Navidad, y creo que ni siquiera había cogido la velocidad de crucero de la autopista (broma), cuando lo miré por primera vez para ver lo que todos queremos saber primero: ¿a qué hora llegaré a mi primer destino? (es una información que consulto mucho, mínimo cada vez que paro a echar gasolina). Entonces fue cuando  la palabra “antivibración” tuvo sentido. Aquello era imposible de leer, a parte del movimiento natural de cualquier objeto tiene sobre una moto, continuamente cambiaba secuencialmente en estas tres posiciones: boca arriba, boca abajo, y pantalla blanca. Dicha secuencia se repetía y se repetía. Pensé se acabaría bloqueando o apagando, pero nada, así siguió todo el viaje. Y a pesar de ser como una noria, yo seguía de vez en cuando intentando leer la pantalla, tenía su toque divertido intentar leer cuando estaba boca abajo, o intentar leer algo antes de que se diera la vuelta.

Finalmente, en una de las paradas opte por apagarlo por tema de seguridad, ya que me causaba distracción más que otra cosa. Y cuando llegaba cerca de algún destino, lo encendía, pues al entrar en las localidades se disminuye la velocidad, disminuyen las vibraciones, y sí servía para dirigirme del tirón a la dirección deseada, bueno, menos cuando pasaba por una calle empedrada.

Así que si usas moto, ya sabes, mejor llevar un navegador especial para motos.

Déjanos un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *